Nuestra web utiliza cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si estás de acuerdo por favor acepta su uso. Para más información pulsa aquí

Acepto

¿Con qué acompañas el queso?

Te damos los mejores trucos para conseguir fantáticos resultados sin esfuerzo

Queso y... pan

Unido desde siempre a la historia del hombre, el pan es el símbolo de la comida por excelencia. Su combinación con el queso constituye el enlace ancestral entre dos alimentos que forman parte de la dieta de pueblos y culturas, desde hace miles de años.

La casualidad da origen al pan. Nuestros antepasados del Neolítico aprenden pronto a machacar las semillas de los cereales y mezclarlas con agua para hacer una papilla. Un día, alguien olvida tomarla, fermenta de forma natural y… nace el pan. Desde entonces, todas las civilizaciones contribuyen a enriquecer la cultura del pan.

¿El mejor pan? Hecho artesanalmente, con harina de trigo integral mezclada con agua templada de manantial, fermentado con levadura natural y cocido en horno de leña. Si nos decidimos a hacerlo en casa y no disponemos de horno de leña, un buen truco consiste en añadir un cacharro con agua en el horno eléctrico o de gas para que el pan salga más tierno.

El queso, el pan y el vino constituyen una fórmula completa y tradicional de alimentación. Como resume con gracia el refranero castellano: “Bocado de pan, rajilla de queso y de la bota, un beso”.

Las combinaciones de pan con queso parecen ser infinitas. Algunas tan famosas como el tradicional bocadillo, la pizza italiana, el pan de queso típico de muchos países latinoamericanos o el sandwich inglés, que toma su nombre del aristócrata que lo inventó.

El tradicional pan de hogaza combina muy bien con quesos de larga tradición y hechura artesanal, como el queso manchego. El pan tostado, o los biscotes, son adecuados para los quesos cremosos y de untar. Con la chapata podemos combinar casi cualquier variedad de queso y la baguette resulta excelente con los quesos franceses.

El pan con queso tiene hasta su propia fiesta. En la Rioja Baja se celebra el “Paniqueso de Quel”, en el que los cofrades arrojan a la multitud más de 3000 raciones de queso y pan, para celebrar que la ciudad se libró de la peste siglos atrás.


Sugerencias

  • Queso de cabra y pan tostado, servidos calientes, con un vino tinto del Somontano.
  • Acompañar con un vino amontillado un sándwich de queso a la plancha, hecho con pan de centeno y un queso que cuando se derrita exude humedad, como el provolone o el cheddar.
  • El pan de nuez, combinado con quesos fuertes como el camembert o ahumados como el provolone, provoca una experiencia única en el paladar.
  • El sandwich se convierte en un postre perfecto combinando quesos frescos, frutos secos y chocolate. Un blanco ligero con sabor a fruta, como el Riesling, es el mejor acompañante.
  • La chipa argentina, un pan elaborado con queso del Mar de Plata, que se toma como comida de vigilia en Semana Santa. Siempre, con un buen mate.
  • Dulce y salado combinan en una receta sana y original: un bollo de nueces con membrillo y queso manchego Casa del Campo semicurado.
  • Todo el sabor del mediterráneo en un pan untado de aceite de oliva, tomate y hierbas naturales, combinado con queso fresco Burgo de Arias.