Nuestra web utiliza cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si estás de acuerdo por favor acepta su uso. Para más información pulsa aquí

Acepto

Descubre los quesos más destacados

Te presentamos diferentes quesos del mundo... ¿quieres conocerlos?

El queso Feta

El queso Feta es un queso fresco elaborado en salmuera, fundamentalmente con leche de oveja, aunque también puede contener pequeños porcentajes de leche de cabra y, en algunas zonas, incluso de leche de vaca.

Blanco y sin corteza, se comercializa en porciones rectangulares o en forma de cuña, de las que toma su nombre. De consistencia sólida, se desmenuza fácilmente y tiene un sabor suave, salado y ligeramente ácido.

Feta no es el nombre de un lugar, es una palabra griega que significa porción pequeña. Pero la Unión Europea lo ha reconocido como una denominación de origen tradicional no geográfica. En todo caso, el feta debe elaborarse con leche de ovejas y cabras que viven y pastan en Macedonia, Tracia, Tesalia, Epiro, Grecia Central y Peloponeso y una zona de la isla de Lesbos

Es quizá el queso más tradicional y conocido de Grecia y también uno de los más antiguos. Ya en la Odisea de Homero, se describe la elaboración de este tipo de queso hace miles de años. La producción de feta se realiza todavía de forma muy tradicional, habitualmente con leche sin pasteurizar.

Aunque es un queso fresco, que se consume preferentemente recién elaborado y sin madurar, puede conservarse durante largos periodos de tiempo sumergido en salmuera o en aceite de oliva. Un consejo: el queso feta debe mantenerse siempre en un lugar húmedo, para consumirlo en óptimas condiciones.


Sugerencias

El queso feta es un ingrediente fundamental de la famosa ensalada griega pero también resulta delicioso para tomar solo o en las típicas empanadillas de espinacas y queso denominadas spanakotiropites. Por su sabor fuerte y especiado también resulta exquisito con verduras gratinadas y con pasta.