¿Con qué acompañas el queso?

Te damos los mejores trucos para conseguir fantáticos resultados sin esfuerzo

Queso y... fruta

La unión entre el queso y la fruta ofrece una amplia variedad de combinaciones sencillas y sabrosas, para disfrutar en cualquier momento.

Consumir fruta fresca y de temporada, es siempre la mejor opción. Pero también los frutos secos, los confitados, las jaleas y mermeladas mantienen las propiedades esenciales, aunque se incrementa su valor calórico.

Combinar fruta y queso es una opción inmejorable. Como aperitivo o tentempié, en brochetas o ensaladas, en tartas y postres, para desayunos o meriendas, la combinación de queso y fruta ofrece un sinfín de sabrosas posibilidades para satisfacer el gusto más exigente.

Manzanas, uvas y peras son ideales en una cata de quesos, para neutralizar el sabor entre una variedad y otra y dejar limpio el paladar a nuevas sensaciones.

En general, son los quesos frescos, y especialmente los blancos, los que mejor combinan con todo tipo de frutas. El queso Burgo de Arias y las frutas frescas, se unen en las sabrosas variedades de tartas de queso de Arias. Con frutas rojas, con limón, con manzana y canela o con frutas mediterráneas, son una apuesta segura para los mejores postres veraniegos.


Sugerencias

  • Una refrescante ensalada, con trocitos de pera, manzana, kiwi y naranja, hojas de lechuga y daditos de queso mozarella, aderezada con aceite de oliva virgen y vinagre de manzana.
  • Mezclar el queso fresco, con nata, azúcar y un chorrito de licor y servirlo bien frío con frutas de temporada, troceadas.
  • ¿Una sorpresa para el paladar? Combinar un queso azul con frutos secos y acompañarlo con vino blanco dulce.