Busca tu producto

Gabriel Coulet

Un pastor, apurado por hablar con una joven, olvidó una torta de centeno y un poco de cuajo de oveja en el pedregal del Combalou. Unas semanas después, encontró su tostada, que se había vuelto azul. El Penicilium roqueforti en el pan había hecho su trabajo. El joven lo probó y lo disfrutó contra todo pronóstico. Y así nació el Roquefort.

Fortalecidos por esta pasión y este saber hacer ancestral, Jean-Pierre y Emmanuel Laur, descendientes de Guillaume Coulet, quieren perpetuar esta herencia quesera representando con orgullo a la 5ª generación de fabricantes.

Hoy en día, el Roquefort de Gabriel Coulet se disfruta en toda Francia, pero también en el extranjero, donde es reconocido como un símbolo de la gastronomía francesa.